Érase una vez…

21 de marzo de 2016

…dos semillas debajo de la tierra. Estaban muy cerca una de la otra, esperando empezar a germinar para terminar convirtiéndose en flor. De tanto esperar, una semilla quiso entablar conversación con la otra semilla.

-Hola, faltara mucho para empezar a crecer?

-Alrededor de un mes, cuando llegue la primavera.
-Y tu qué vas a elegir ser?

-No te entiendo…
-Digo, si vas a elegir ser flor o seguir siendo semilla.

-Seguir siendo semilla?, cuando llegue la primavera nos convertiremos en flor cada una de nosotras.
-Veo que por no relacionarte hay cosas que no sabes.

-Que es lo que no sé?
-Que tú puedes elegir entre ser una flor o seguir siendo semilla…los horticultores cuando plantan semillas siempre ponen más de las que piensan obtener porque suponen que por razones biológicas algunas semillas no van a germinar, solo lo harán las mas aptas y algunas no crecerán. Pero en verdad lo que ellos no saben es que en realidad nosotras podemos decidir si germinamos o no.

-Vaya… eso no lo sabía.
-Claro, si tú quieres puedes quedarte siendo una semilla solamente sin germinar y vivir tranquila aquí, bajo tierra.

-Pero por que no ser flor? Que sentido tiene ser sólo semilla?
-Bueno, tiene muchas ventajas. Aquí tenemos todo para nuestra vida: tierra, alimento, agua…no nos hace falta nada más. En cambio, si te conviertes en flor estás a merced del tiempo, el sol puede marchitarte o una tormenta puede acabar con tu vida en solo unos minutos…si eres flor eres frágil, ¿para qué correr ese riesgo si aquí estamos seguras? ¿No te parece?
-Yo sin embargo quiero ser flor, si bien aquí estamos seguras me resulta aburrido, quizás en la superficie descubra cosas nuevas.
Bueno, decisiones son decisiones… si tú quieres ser flor, pues ¡adelante! yo elegiré seguir siendo semilla y viviré mucho mas tiempo sin correr riesgos inútiles.
…Y así fue como los días pasaron y finalmente llegó la primavera.
La semilla que decidió ser flor empezó a germinar mientras la otra siguió siendo semilla. Inmediatamente la semilla que germinaba echó raíces a través de las que obtenía su alimento y en unas pocas semanas apareció el primer capullo.
Cuando floreció y abrió sus pétalos no podía creer el espectáculo que veía: un cielo azul diáfano, un sol brillante, un aire tibio que la abrigaba y una tenue brisa de viento que la acariciaba durante el día y la noche.
Pudo ver otras flores alrededor suyo, de colores distintos, llenas de vida, que contagiaban las ganas de disfrutar cada minuto.
De noche cerraba sus pétalos y dormía plácidamente, después de contemplar un cielo lleno de estrellas que la extasiaba.
De día era visitada por insectos y por abejas que libaban su néctar para fabricar miel en una colmena cercana.
Pasaron los días y los meses, la flor vivía cada instante como si fuera una fiesta, mientras que la semilla que decidió ser semilla, seguía allí, bajo tierra a buen resguardo.
Un día, la flor pudo divisar unos nubarrones de tormenta que parecían mucho mas que la simple lluvia que cada tanto caía sobre ella y brindándole frescura y alimento.
El viento se desató con una furia increíble y empezó a llover en forma cada vez mas copiosa hasta que se desató un aguacero impresionante que, junto con el viento que arreciaba, acabaron arrancándole sus pétalos y cortando su tallo.
La flor, finalmente murió. El invierno había llegado.
La semilla que estaba debajo de la tierra vio como las raíces de la flor se empezaron a secar y pensó inmediatamente:

-Yo se lo advertí, le dije más de una vez que si decidía ser flor corría riesgos, pero no me escuchó… ¡allá ella!
Lo que no sabía la semilla que decidió ser semilla es que las semillas que no florecen también mueren al cambiar la estación, y después de unos días también murió.
De lo que nunca se enteró la semilla es que como la flor era visitada continuamente por insectos, estos llevaban el polen a otras flores y sin saberlo daban vida a nuevas flores, así es que la flor que murió siguió viviendo en realidad en otras flores.
La semilla que no quiso ser flor, simplemente murió, jamás conoció la experiencia de ser flor y que su vida se convirtiera en más vida.
Y ahora, ¿sabrías decir si tú en tu vida eres semilla o flor? Y si te das cuenta de que en algún momento de tu vida has sido semilla o aún dudas si convertirte en flor, ¡no importa! No cuenta lo que has sido hasta ahora sino lo que decidas ser a partir de esta nueva primavera.

¡Adelante! Todo es posible…

(Gracias a Ana❤️)

    

Anuncios

2 comentarios to “Érase una vez…”


  1. Bonito relato. Un beso y feliz Primavera.

  2. Sonia Says:

    Qué bello Ana! Gracias por compartir !.. les deseo la mejor elección .. Que su vida floresca
    Siempre !


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Situación Embarazosa

Hijo eres, padre serás.

Una Mamá Novata

Blog de maternidad consciente y crianza respetuosa de una mamá blogger para familias con bebés y peques.

BEBESPERA

Relatos de una (esperamos) futura mami buscando a (esperamos) su futuro bebe

Mi gran combate: mi cáncer

Blog que cuenta las vivencias, experiencias, consejos y pensamientos de una chica de 33 años al que le detectaron un cáncer de mama con metástasis con el fin de aportar su granito de arena a otros luchadores

A %d blogueros les gusta esto: